Tras el retiro de Emanuel Ginobili y Andrés Nocioni, el equipo argentino comenzó un nuevo proceso con muchas caras nuevas pero con las mismas ganas de siempre. El Equipo habló con varios de ellos previo a la AmeriCup 2017.

El futuro ya llegó

Maximiliano Patella (@MaxiPatella), Federico Frescino (@FFrescino), Gabriel Cottone (@gabocottone)

28 DE MARZO DE 2018

De tradicional, sólo quedaba el evento. Año a año, previo a cada torneo que tendrá la participación de Argentina, la Confederación Argentina de Básquetbol organiza el Media Day, encuentro que pone a todos los jugadores a disposición de la prensa. Este año, sin embargo, no había Ginobilis o Nocionis. Las caras eran nuevas y lo que se venía palpitando ya se hizo carne: la Selección Argentina entró de lleno en al recambio generacional y recibió una camada fresca de jugadores.

Algunos rostros eran más familiares para la gente que sigue a la selección, pero no por ello más experimentados. Fue el caso de Nicolás Brussino quien estuvo presente en las primeras planas de los medios basquetbolísticos argentinos en los últimos meses fruto de su contratación por parte de Atlanta Hawks de la NBA.

Brussino, de 24 años, militó en las filas de Dallas Mavericks en la última temporada de la liga estadounidense, pero a pesar de las palabras de elogio de su entrenador Rick Carlisle y el aumento de minutos jugados en el último tramo de la competencia, fue sorpresivamente liberado. “No me esperaba la decisión de Dallas porque sé que las cosas las hice bien. Son negocios del básquet y estamos preparados para eso aunque no sea lindo”, afirmó.

El ex jugador de Peñarol de Mar del Plata se mostró esperanzado respecto de su futuro en el equipo del Estado de Georgia: “No tengo nada asegurado en Atlanta, pero la idea es sumar más minutos que en Dallas. Lo bueno es que juegan mucho más en equipo y me favorece”.

Sin dudas dos de las nuevas “joyas” provenientes de la Liga Nacional son Lucio Redivo y Máximo Fjellerup, ambos parte del “Fenómeno Bahía Basket”, equipo revelación del torneo argentino en los últimos años. Redivo, de 23 años, firmó en julio su contrato con el Bilbao Básquet, equipo de la prestigiosa Liga ACB de España. “Obviamente que se va a extrañar Bahía. Siempre jugué ahí, es mi ciudad, pero creo que era tiempo de dar un salto”, explicó el escolta quien fuera elegido como parte del quinteto ideal de la última edición de la Liga de las Américas.

En cuanto al recambio generacional que afronta la selección, Redivo sostuvo que deben aprender de aquellos jugadores que ya han formado parte del proceso, aun siendo jóvenes, como Facundo Campazzo, Nicolás Laprovittola, Patricio Garino y Marcos Delía. “Ellos ya vienen trayendo la idea que dejó la Generación Dorada y nosotros tratamos de insertarnos y de seguirlos”, describió el bahiense.

Su ahora ex compañero de Bahía Basket Máximo Fjellerup no ocultó su admiración por los nombres que lo rodeaban. “Vine a disfrutar y aprender mucho de Scola, Laprovittola y Campazzo. Son un gran ejemplo, siempre están encima nuestro ayudándonos y tenemos que seguir el camino de ellos”, declaró el escolta de 19 años, para luego añadir que se está “familiarizando con jugadores que no conocía”.

El jugador nacido en Tres Arroyos ya conoce de antemano el rol de mentor que siempre asumió el capitán Luis Scola, quien lo invitó en junio a participar de unas sesiones de entrenamiento privado en Nueva York junto con él, Campazzo, Patricio Garino y el pívot nacido en Texas Daniel Amigo, cuyo padre es argentino y también forma parte de esta preselección. “Luis me invitó y Pepe (el ex base de la selección, Juan Ignacio Sánchez) me regaló los pasajes. Disfruté mucho los cinco días que pasé entrenando con ellos. Nos divertimos mucho y competimos entre nosotros”, declaró Fjellerup.

Eric Flor, escolta de Quilmes de Mar del Plata, tuvo una actuación destacada durante los playoffs de la LNB que depositaron al equipo marplatense en las finales de la Conferencia Sur, instancia en la que fue derrotado por el eventual campeón, San Lorenzo. En cuanto a su alto nivel, el nacido en Moreno, provincia de Buenos Aires, destacó: “Es difícil de mantenerlo, pero hay que seguir entrenando y mejorando cosas del juego para que no se vuelva predecible”.

El joven de 24 años se mostró feliz por la convocatoria: “Estoy disfrutando al máximo. Todos tenemos la chance de pelear por un puesto y hay muchas ganas de aprender y progresar. De la Generación Dorada sólo queda Luis y es necesario el recambio”.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Básquet femenino

Melisa Gretter, el símbolo de la Selección de básquet

Melisa Gretter, base y figura de la Selección Argentina de básquet, está con la cabeza puesta en el Mundial y afirma que el objetivo que tienen como grupo es mejorar el sexto puesto obtenido en Chile 1953.

Básquetbol femenino

Básquet, el castillo de las princesas reas

Cuáles son las dificultades que atraviesan las jugadoras de la Liga Nacional, que nació hace dos años. La diferencia con los hombres.

Buenos Aires 2018

Básquet 3x3: una esperanza de podio

La modalidad es una variación del tradicional cinco contra cinco. Las preseas obtenidas en los Juegos Sudamericanos de este año aumentaron las ilusiones de conseguir una nueva medalla en los Juegos de 2018.