Dentro del club, cada deporte es una isla y debe conseguirse su propio presupuesto. Así, la vida social del mismo se ve amenazada, junto a la disciplinas como el básquet o el vóley.

“Todo lo que no sea fútbol en Boca no importa”

Santiago Ferrer @santiagomferrer

28 DE MARZO DE 2018

Los deportes mal llamados “secundarios” no atraviesan un buen momento en la institución Xeneize. Por un lado está el básquet que milita en la Liga Nacional, e intenta volver a ser el protagonista del torneo como en la época amateur, y por el otro está el vóley, que hace dos temporadas juega el Campeonato Metropolitano.

“Todo lo que no es fútbol en Boca no importa. Tanto a nivel deportivo como social, sentenció Matías Otagalli, ex jefe de prensa del vóley en el club. Además, agregó: “Los otros deportes se sostienen más por voluntad propia de la gente que está inmersa”. Además, un dirigente de alto poder en el club reveló a este medio que “deporte que no se autogestiona, deporte que no sigue”.

La situación del vóley es delicada debido a que luego de la temporada 19 de la Liga Argentina, la dirigencia de Boca decidió dar de baja al equipo profesional por cuestiones económicas. “Según los que toman decisiones en el club esas son las causas, según los que estuvimos en la parte del armado deportivo, no”, manifestó Otagalli.

Uno de los principales problemas que tuvo el vóley fue la localía en el Estadio Luis Conde, más conocido como La Bombonerita, debido a que lo compartían con el básquet y se superponían partidos de ambos deportes, sumado a los problemas de infraestructura que conlleva ambientarlo para cada uno. Tuvieron que mudarse al Polideportivo Municipal de Almirante Brown, en Burzaco, lo cual imposibilitaba mucho la asistencia de gente del club. “No fue posible salvar la situación”, explicó Otagalli.

Para evitar la desaparición del primer equipo de vóley, Eduardo Rodríguez, ex manager de este deporte, inició varias gestiones para financiar el deporte. “El primer intento fue una especie de fusión con la Universidad de La Matanza, que incluso iba a tomar responsabilidad de una parte de los gastos”, expresó Otagalli. Finalmente, por decisión interna de la institución no se dio la unión.

Otra oportunidad que tuvo Boca para mantener el equipo en la Liga Argentina fue en Concepción del Uruguay, Entre Ríos. “Las gestiones fueron óptimas, se consiguieron sponsors, la logística e incluso se iba a estrenar un nuevo estadio. Cuando se fue al club con la propuesta concreta del presupuesto de cero pesos, la dirigencia no dio el visto bueno”, soltó Otagalli. Luego de ese no rotundo, la disciplina profesional desapareció.

El segundo deporte en nivel de importancia en Boca es el básquet que hace unos años atravesó un difícil momento dirigencial y hoy, busca acomodarse entre los mejores puestos de la Liga Nacional. “El básquet siempre está tendiendo de un hilo, más cuando no hay proyectos a largo plazo”, explicó Otagalli, que actualmente participa de Triple Xeneize, único programa radial que cubre la actividad del equipo azul y amarillo.

Hace seis años, en 2010, los hinchas colgaron banderas con la leyenda ‘No maten a nuestro básquet’ debido a que Jorge Ameal –en ese entonces mandamás de Boca- declaró que el deporte “provocaba un déficit muy importante en el club” y se rumoreaba con que iba a desaparecer.

Las similitudes entre estos deportes de Boca sorprenden. Al igual que el vóley, el básquet también fue sometido a cambiar de localía para intentar solventar el problema. Ameal anunció que, durante ese año, Boca jugaría ocho partidos en Chaco ‘como local’, bajo el nombre de Aerochaco Boca Juniors. Este acuerdo se llevó a cabo gracias a la relación que mantenía con el entonces Gobernador de dicha provincia, Jorge Capitanich.

Un año después, en diciembre, asumió Daniel Angelici y no hubo muchos cambios sobre este aspecto. Jorge Paredi tomó el principal cargo del Departamento de Básquet y mezcló –a su favor- el deporte durante años con la actividad política que llevaba en Mar Chiquita, logrando que, en múltiples ocasiones, Boca disputará partidos ‘de local’ en el Polideportivo Presidente Perón, de Coronel Vidal, ubicado en dicha localidad.

Así queda en evidencia la forma de manejar los deportes menos populares que tiene la dirigencia actual del club. La cuenta que realizan es muy fácil de interpretar: dejar de invertir en estos deportes para después contar con pretextos para cerrarlos por pérdidas. “Boca no tiene vida social, y se transforma de a poco en una persona elitista”, cerró Otagalli.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Buenos Aires 2018

Básquet 3x3: una esperanza de podio

La modalidad es una variación del tradicional cinco contra cinco. Las preseas obtenidas en los Juegos Sudamericanos de este año aumentaron las ilusiones de conseguir una nueva medalla en los Juegos de 2018.

NBA

Una primera vez alucinante

Si te dicen que tu primera cobertura periodísitca va a ser en la NBA, viendo en vivo a Manu Ginóbili jugando para San Antonio una de sus última temporadas, no lo crees. Pero aunque parezca imposible, el sueño puede hacerse realidad. 

La Liga Argentina

Adiós al TNA

La segunda categoría del básquet argentino se prepara para el inicio de su 26° edición la cual se presenta con una identidad renovada, el Torneo Nacional de Ascenso dejará de existir con ese nombre, pero se mantendría su actual formato.