El sábado 16 de abril comienzan los Playoffs, probablemente los últimos de Emanuel Ginóbili. Manu sabe lo que son las etapas de definición y va por su quinto anillo de campeón. El Equipo repasa todos los datos y curiosidades del bahiense en la postemporada.

Los Playoffs en la Manu

Ignacio Mata (@nacho_mata) y Mariano Nullo (@mnullo)

28 DE MARZO DE 2018

Tan sólo con prender la televisión y ver un partido de los Spurs alcanza para notar lo que significa Emanuel Ginóbili en San Antonio. Las camisetas con el número 20 en el pecho y el apellido del argentino estampado en la espalda abundan en las tribunas del AT&T Center, el estadio de la franquicia de Texas. Manu no es un jugador más en la historia de los Spurs ni en la de la National Basketball Association (NBA). Con cuatro anillos de campeón en su haber, el escolta de 38 años sigue en un nivel que pocos pudieron sostener a esa edad. Pero aún así, Ginóbili sabe que no será eterno. Sabe que los años pueden no llegar a pesar en su espíritu, pero sí en su físico. Es por esto que su futuro es una incógnita. Las especulaciones sobre su retiro son cada vez más serias, lo que significaría que los Playoffs de este año sean los últimos que tengan a Manu vistiendo los colores de los Spurs.

Cuando Ginóbili debutaba en la NBA el 29 de octubre de 2002 seguramente no se imaginaba que iba a jugar catorce temporadas al máximo nivel con su equipo. Pero menos se esperaban los dirigentes y todo el equipo de la franquicia de Texas que en aquella temporada 02-03, en la que Manu hacía sus primeros dribblings y triples, saldrían campeones de la liga más importante del mundo por segunda vez en su historia (festejaron el título anteriormente en 1999).

Desde que Ginóbili llegó a Texas, San Antonio clasificó siempre a los a los Playoffs (14 veces). Son 13 las post temporadas disputadas por Manu. Los únicos que se perdió fueron los de 2009 por una lesión en la rodilla.

Hay que remontarse a las estadísticas de 2005 para encontrar sus mejores números. Sumó un total de 479 puntos, y logró así su mejor promedio: 20.8 pts por partido. Su alta colaboración en ataque fue gracias a la gran participación que tuvo en el equipo campeón: Jugó los 23 partidos, de los cuales dijo presente en el quinteto inicial en 15.

Hubo un día en el que el aro del AT&T Center temió por su vida. El astro argentino quemó la red y alcanzó su máxima cantidad de tantos en un partido de Playoffs. Fueron 39 puntos los que le anotó a Seattle Supersonics en aquella semifinal de Conferencia en 2005.

Además, no sólo tiene el privilegio de estar entre los más perjudicados capilarmente dentro de San Antonio sino que también, Manu puede sacar pecho con uno de sus mejores récords. Se ubica en el tercer puesto del ránking de máximos anotadores de triples en Playoffs con 293 y supera por uno a Kobe Bryant.

Por otro lado, si estás interesado en viajar a Texas y ver un partido de los Spurs, no te puede faltar la camiseta de Ginóbili, premiado en 2008 como Mejor Sexto Hombre. La casaca cuesta 109.99 dólares. Los anillos no están incluidos.

Y lo mejor para lo último, claro. Quien fue oro en Atenas 04´ ostenta cinco finales de NBA. La única tristeza fue en 2013 cuando Miami Heat venció a San Antonio en el séptimo juego.

EL EQUIPO BONUS TRACK

31 de octubre de 2009. Noche de Halloween en el AT&T Center y transcurría el primer cuarto, pero rápidamente frenan el partido y los parlantes sintonizan la canción de Batman. Probablemente uno podría pensar que el sonidista era un fanático del superhéroe o que quiso adecuar el estadio a la ocasión. Pero no era nada de eso. Lo que pasó fue que Ginóbili se disfrazó del héroe de Ciudad Gótica y atrapó un murciélago que estaba volando cerca de los jugadores. Ovacionado, Manu entregó el animal a un encargado del estadio. Sin embargo, los aplausos pasaron y cuando el partido terminó, el protagonista de la noche tuvo que darse ocho vacunas antirrábicas.

Tras catorce años vistiendo la 20 de los Spurs, Manu encara una post temporada distinta. Ya sabe que está consagrado y que su apellido se lee en las páginas doradas de la historia de San Antonio. Sabe que es el mejor basquetbolista argentino de todos los tiempos, pero eso no lo detiene. Ginóbili va por más, y a pesar de no ser un titular indiscutido en el equipo de Popovich, sí es un suplente con mucha acción. El jugador que vimos en 2005, acostumbrado a atacar el aro y sumar muchos puntos, se transformó en uno más cerebral y funcional al juego colectivo de San Antonio. Junto con Tim Duncan y Tony Parker, con quienes conformó el famoso Big Three, el argentino va en busca de una última función.

En el horizonte aparecen los aparentemente imparables Golden State Warriors de Stephen Curry, y los Cavaliers de Cleveland con LeBron James a la cabeza, quienes terminaron como líderes en la Conferencia Oeste y Este respectivamente. El sexto anillo para los Spurs y quinto personal es una obsesión para Manu. La posibilidad de un retiro luego de la cita olímpica en Río de Janeiro a mitad de este año está latente, lo cual significa que estos podrían ser los últimos Playoffs que juegue Ginóbili. El bahiense solo piensa en volver a celebrar un título, porque el retiro de un grande debe ser como tal.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Buenos Aires 2018

Básquet 3x3: una esperanza de podio

La modalidad es una variación del tradicional cinco contra cinco. Las preseas obtenidas en los Juegos Sudamericanos de este año aumentaron las ilusiones de conseguir una nueva medalla en los Juegos de 2018.

NBA

Una primera vez alucinante

Si te dicen que tu primera cobertura periodísitca va a ser en la NBA, viendo en vivo a Manu Ginóbili jugando para San Antonio una de sus última temporadas, no lo crees. Pero aunque parezca imposible, el sueño puede hacerse realidad. 

La Liga Argentina

Adiós al TNA

La segunda categoría del básquet argentino se prepara para el inicio de su 26° edición la cual se presenta con una identidad renovada, el Torneo Nacional de Ascenso dejará de existir con ese nombre, pero se mantendría su actual formato.