Después de perder el invicto ante México, por 95-83, el equipo guiado por Scola deberá jugarse su pasaje a Rio 2016 ante el local, que llega agrandado por esta victoria. El Equipo te cuenta cómo juega el conjunto azteca.

Argentina se jugará todo contra el único que lo venció

Juan Martín Orellano @JuanmaOre22

28 DE MARZO DE 2018

El Alma perdió el invicto y quedó segundo en la tabla general. Por esta razón dirimirá contra México el pasaje a Río 2016. El equipo azteca cuenta con una serie de ventajas en el trascendental partido del viernes: es el organizador -con todo lo que eso significa en esta clase de torneos- y la rotación es de buen nivel, por lo que el cansacio no será un factor determinante. En contrapartida, Argentina es un equipo corto, que además quedó diezmado por la lesión del interno Gabriel Deck. Este factor, sumado a la gran cantidad de partidos jugados en un período corto de tiempo y a 2250 metros de altura, hacen mella en el físico de los jugadores más experimentados. Sin embargo, el seleccionado nacional cuenta con ese fuego sagrado, expresado en cancha por jugadores como Luis Scola y como Andrés Nocioni, que provoca que nunca se lo pueda dar por muerto, más allá de todos los contratiempos que tenga que sortear.

El capitán y jugador más desequilibrante de México es Gustavo Ayón, el pivot de Real Madrid. Ayer tuvo su noche de ensueño y fue imparable para cualquier marcador argentino que se le cruzara en el camino. Sus 38 puntos, 14 rebotes y cuatro asistencias fueron la piedra basal del éxito mexicano. Así mismo, también aportó en el costado defensivo con sus cuatro tapones y con su férrea defensa por sobre Scola, la cual desgastó al capitán argentino y le hizo perder efectividad a medida que se iba desarrollando el juego. Ni Marcos D´elia, ni Tayaveki Gallizzi tuvieron los recursos necesarios para entorpecer el juego de Ayón. La presencia de Gabriel Deck como recambio podría abrir el abanico de posibilidades para Argentina, pero su lesión en el pie derecho lo pone en duda para lo que resta del torneo. Por el lado de México también habrá ausentes por lesión. Se trata de David Meza y de Orlando Méndez

De todos modos, México no es Ayón-dependiente. Anoche este concepto quedó más que claro. Su dupla de perimetrales -Jorge Gutiérrez y Francisco- es muy peligrosa y totalmente necesaria para asegurar un buen andamiaje del ataque y en la creación de juego y de opciones para anotar. Gutiérrez, con sus 23 puntos, secundó de manera eficaz al pivot de su equipo. Sin embargo, el excelente desempeño de Cruz en el inicio del cuarto período, en el que México estaba quince puntos por debajo en el marcador, fue esencial para que se produjera la remontada que acabo en victoria para los locales. Sus 21 puntos -9 en el tiempo de juego antes señalado- fueron un bálsamo, tanto para los jugadores como para el público mexicano.

La mejor versión de México se vio en el último parcial, el cual ganaron por 36-11. Fue una paliza basquetbolística y el mérito fue de los aztecas, que hicieron entrar a los argentinos en el estilo de juego que les sienta más cómodo. El partido se descontroló. Las posesiones cortas, las decisiones apuradas y el desconcierto argentino en todos los aspectos de juego provocó que se dilapidara la ventaja que tanto les había costado lograr. "No estuvimos presentes ni atrás, ni adelante en el último cuarto. Quisimos ganarlo con 20 puntos y no supimos administrar la ventaja que teníamos. Nos volvimos locos", sentenció Sergio Hernández, entrenador de Argentina.

Si Argentina quiere conseguir su ticket para los Juegos Olímpicos, deberá extender a lo largo de los 40 minutos el juego que llevó a cabo en el tercer cuarto, principalmente la defensa. En este caso la supremacía fue toda de Argentina, que se llevó el parcial por 30-14. El enfoque defensivo quedó demostrado en las ayudas siempre realizadas a tiempo y en el excelente trabajo de boxout, que le impidió a México obtener rebotes ofensivos y puntos de segunda jugada. A su vez, la presencia en cancha de los dos bases al mismo tiempo elevó el volumen de juego argentino. Facundo Campazzo y Nicolás Laprovittola se potenciaron durante los minutos que compartieron el parqué y eso fue muy beneficioso para Argentina.

La opinión popular establecía que después de la Generación Dorada el nivel del seleccionado argentino iba a caer por un abismo. Pero nada de esto ocurrió. Muy por el contrario, se logró el pasaje a semifinales del torneo más competitivo del continente. La ilusión de participar en un nuevo Juego Olímpico está más viva que nunca, como la llama del fuego sagrado que heredó este plantel de doce leones.

Ficha del Partido:

Argentina (83): Campazzo 11, Garino 10, Nocioni 19, Scola 26, D´Elia 3 (Fi); Laprovittola 11, Richotti 0, Safar 3, Mainoldi 0, Gallizzi 0. Entrenador: Sergio Hernández.

México (95): Gutiérrez 23, Cruz 21, Toscano 2, Hernandez 6, Ayón 38 (Fi); Stoll 5, Ramos 0, Girón 0, Zamora 0. Entrenador: Sergio Valdeolmillos.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Buenos Aires 2018

Básquet 3x3: una esperanza de podio

La modalidad es una variación del tradicional cinco contra cinco. Las preseas obtenidas en los Juegos Sudamericanos de este año aumentaron las ilusiones de conseguir una nueva medalla en los Juegos de 2018.

NBA

Una primera vez alucinante

Si te dicen que tu primera cobertura periodísitca va a ser en la NBA, viendo en vivo a Manu Ginóbili jugando para San Antonio una de sus última temporadas, no lo crees. Pero aunque parezca imposible, el sueño puede hacerse realidad. 

La Liga Argentina

Adiós al TNA

La segunda categoría del básquet argentino se prepara para el inicio de su 26° edición la cual se presenta con una identidad renovada, el Torneo Nacional de Ascenso dejará de existir con ese nombre, pero se mantendría su actual formato.