Cuando entendió que para triunfar debía apostar a lo colectivo, Iguodala dio el salto de calidad que le faltaba para ganar no sólo el anillo de la NBA, sino también, el premio al jugador más valioso de las Finales. Aquí, su historia.

El Malcolm X de la NBA

Gonzalo Farías @gonfarias

28 DE MARZO DE 2018

Una vez finalizado el sexto juego entre Cleveland Cavaliers y Golden State Warriors, para sorpresa de muchos, Andre Iguodala recibió el premio Bill Russell MVP de Las Finales cuando el principal candidato a recibirlo era Stephen Curry. Malcolm X, así lo bautizó su excompañero de equipo en Philadelphia Elton Brand. "Si estabas con él, si estabas de su lado, él daría todo por vos y por cada integrante del equipo", recuerda el ahora pivote de Atlanta.

Iguodala fue elegido pick 9 en el Draft de 2004, por los Philadelphia 76ers. Compartió vestuario con la leyenda de aquella franquicia, Allen Iverson, y tras la partida de éste, el alero pudo demostrar toda su capacidad ofensiva siendo el arma principal de los 76ers, aunque nunca pudo liderar a los de Philadelphia hacia la cima de la liga. Tan solo alcanzó llegar a primeras instancias de post temporada pero siempre se quedó en la puerta de la gloria con un equipo que nunca acompañó el potencial que Iguodala desplegó durante ocho años en esta franquicia.

Tras un año de transición en Denver Nuggets, llegó a la bahía de San Francisco y firmó con Golden State Warriors en la temporada 2013/2014. Su cabeza logró entender el verdadero objetivo del baloncesto. Logró discernir la diferencia entre lo individual y lo grupal. En un deporte que se realiza colectivamente, no podría alcanzar la gloria si tan solo se enfocaba en alcanzar hitos personales. Luego de haber titularizado los quintetos iniciales en 806 partidos consecutivos-entre los 76ers, Nuggets y la primera temporada en Golden State-, con la llegada de Steve Kerr a los Warriors en la última temporada, aceptó que su lugar era aportar desde la banca.

Soñaba de chico con ser como Scottie Pippen, aquel alero versátil que supo ser co-protagonista en Chicago Bulls, el equipo múltiple campeón liderado por Michael Jordan. Como Pippen con Jordan, entendió que era el momento de acompañar al joven Steph Curry hacia la obtención del anillo. Fue campeón con la selección de Estados Unidos en el Mundial de Turquía 2010 y logró la medalla de Oro en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Es difícil explicar que Iguodala haya logrado defender de manera óptima a LeBron en Las Finales cuando éste tuvo partidos de más de 40 puntos. Pero si tenemos en cuenta que el Rey encestó menos de un 40 por ciento de tiros de cancha, entendemos que el alero de los Warriors cumplió su labor. A partir del tercer juego en la serie final se ganó la titularidad. Cuando la defensa de los Cavaliers se enfocaba en las estrellas de Golden State, Klay Thompson y Curry, Iguodala era el factor sorpresa. Castigó desde el perímetro y se tomó atribuciones ofensivas como lo hacía en su época de liderazgo en Philadelphia.

A los 31 años y arrancando entre los suplentes, el alero oriundo de Springfield, Illinois, logró el éxtasis de su carrera y demostró por qué hace más de 10 años se mantiene compitiendo y siendo protagonista en la mejor liga de básquet del mundo. Donde el ego personal es proporcional a las cuentas bancarias, Iguodala entendió que el talento puede ganar juegos, pero el trabajo colectivo consigue títulos. Y este año llegó el título y el premio al jugador mas valioso en Las Finales.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Buenos Aires 2018

Básquet 3x3: una esperanza de podio

La modalidad es una variación del tradicional cinco contra cinco. Las preseas obtenidas en los Juegos Sudamericanos de este año aumentaron las ilusiones de conseguir una nueva medalla en los Juegos de 2018.

NBA

Una primera vez alucinante

Si te dicen que tu primera cobertura periodísitca va a ser en la NBA, viendo en vivo a Manu Ginóbili jugando para San Antonio una de sus última temporadas, no lo crees. Pero aunque parezca imposible, el sueño puede hacerse realidad. 

La Liga Argentina

Adiós al TNA

La segunda categoría del básquet argentino se prepara para el inicio de su 26° edición la cual se presenta con una identidad renovada, el Torneo Nacional de Ascenso dejará de existir con ese nombre, pero se mantendría su actual formato.