Con su famosa "Galera", uno de los autos más celebres de la historia, ganaron cuatro campeonatos consecutivos entre 1962 y 1965. Fueron los primeros que pasaron los 200 kilómetros de promedio en una carrera y todo, con una mecánica artesanal. Para los "Gringos" de Olavarría, no hubo imposibles. Solo trabajo y más trabajo. Imborrables.

Dante y Torcuato Emiliozzi: cuatro títulos en los '60

Rodrigo Svarzman y David Schenkel

28 DE MARZO DE 2018

Como toda gran leyenda del automovilismo, todo surgió en un taller. La historia comenzó en el barrio porteño de Floresta para luego trasladarse a la ciudad de Olavarría. Desde un pequeño local mecánico ubicado en la calle Necochea, dos hermanos hicieron su historia en un deporte que enfervorizaba a las masas. Los resultados hablan por sí solos: 158 carreras. 42 victorias. 20 segundos puestos. Cuatro campeonatos consecutivos en el Turismo Carretera de los años ’60 dejaron una marca en las páginas doradas del automovilismo argentino.

Dante y Torcuato Emiliozzi abandonaron sus estudios secundarios para ponerse a trabajar en el taller de su padre. Uno se ocupaba del motor, la soldadura y la rectificación, mientras que el otro, del encendido y carburación. Juntos se encargaban del armado. Comenzaron en la Mar y Sierras de 1950 y desde ahí, nunca más pararon. Como mecánicos de profesión, ellos hacían todo el trabajo. Se pasaban horas, días y meses en el taller solucionando los problemas del vehículo. Tal fue su popularidad que gran cantidad de personas se agolpaban en las galerías del taller de Olavarría solamente para verlos trabajar armando y desarmando los autos.

Defendieron la escudería Ford desde sus inicios. Torcuato, el mayor de los hermanos (nacido el 30 de mayo de 1912), piloteó en sus inicios pese a que nunca pudo desenvolverse en las pistas pero si lo hizo en la parte mecánica formando un gran equipo con su hermano menor, Dante (nacido el 10 de enero de 1916), quien por su parte se convirtió en uno de los pilotos más emblemáticos a nivel nacional. “En realidad el que empezó como piloto fui yo. Pero Dante se ponía muy nervioso si no manejaba”, contaba Torcuato en su momento.

Dueños de la primera mitad de la década del ’60, juntos llegaron a conseguir cuatro títulos de manera seguida, 1962, 1963, 1964 y 1965. La Vuelta de Necochea de 1963, les valió a los hermanos el apodo de los ‘Gringos Voladores’, luego de que obtuvieran el triunfo superando los 200km/h en una carrera de Turismo Carretera. A propósito de esa victoria, Dante mencionó lo siguiente: “Nosotros andamos a más de 200km/H por eso se rompen los cigueñales, porque están hecho para correr a solo 140km/h”.

Por si los títulos no alcanzaran, los hermanos Emiliozzi fueron bien reconocidos por haber diseñado el auto más famoso que haya circulado por el Turismo Carretera. “La Galera”. Así bautizada por su elevada estatura, se transformó en una leyenda del automovilismo argentino. Diecisiete años de grandes performances en todo tipo de superficies así lo atestiguan.

Creada con la carrocería de una coupé Ford, en lo técnico el vehículo sacaba ventaja por sí solo: doblaba perfectamente, frenaba parejo y se mantenía firme en largas rectas, algo muy poco habitual en el resto de los autos del Turismo Carretera. En lo estético, pasó del color negro (con publicidad de “Mundo Deportivo”) a blanco y azul (con “Ford Armando” en el baúl) para luego finalizar vestido de rojo y azul (con “ATMA” en el capó).

Cuán importante habrá sido “La Galera” que su último triunfo (el 6 de marzo de 1966 en la Vuelta de Colón) fue también el último de los hermanos Emiliozzi. El 26 de junio de 1966 en la Vuelta de Hughes se retiraba de las pistas uno de los autos más emblemáticos y famosos de la historia del automovilismo nacional. Su reemplazo, el Baufer F-100, pese a ser notoriamente más veloz, jamás logró estar a la altura de su predecesor.

En noviembre de 1969, en la primera Vuelta de Chivilcoy, Dante Emiliozzi sufrió un accidente que deriva en el incendio del vehículo. Si bien tanto el piloto como su acompañante pudieron escapar de las llamas, el choque provocó el retiro definitivo por parte de uno de los pilotos más exitosos de la historia del Turismo Carretera.

VIDEO

LA HISTORIA DE LA GALERA

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Tito Bessone

"No es un sueño volver a ser campeón pero me gustaría"

A los 60 años, Ernesto Bessone reapareció en el Turismo Nacional piloteando un Toyota contra rivales que no habían nacido cuando el corría en el TC o el TC 2000. Campeón en las cuatro categorías más importantes, para Tito lo importante es competir. "Con estar arriba del auto un nuevo fin de semana soy feliz" le dijo a El Equipo.

Sacha Fenestraz

Manejando por buen camino

Sacha Fenestraz, el piloto franco-argentino que a los 6 años se fue a vivir a Córdoba, tiene un presente espléndido y un futuro prometedor. Vive para cumplir su sueño de llegar a correr en Fórmula 1, del cual está cada vez más cerca.

TC 80 Años

Música de Motores

Luis "Yiyi" Hurtado fue durante 30 años carburista del TC y en algunas ocasiones, acompañante del gran Roberto Mouras. Conoce desde bien adentro la máxima categorìa del automovilismo y repasa los principales cambios que se fueron dando en los autos a lo largo del tiempo.