Se cumplen 20 años del fallecimiento de Juan Manuel Fangio y El Equipo reunió a destacados pilotos para que lo recuerden. Además, dueño del Museo del automovilismo porteño asegura que el Chueco es más que Maradona.

Dos décadas sin el más grande de todos

Alejandra Martínez @alemartinez y Facundo Landó

28 DE MARZO DE 2018

A 20 años de aquel 17 de julio de 1995 en el que, rodeado de sus afectos y a los 84 años de edad, se despedía de este mundo el máximo referente del automovilismo nacional, Juan Manuel Fangio, El Equipo dialogó con algunos pilotos actuales de TC y con Luis Spadafora, dueño de la Fundación Museo del automóvil de la Ciudad de Buenos Aires, quienes lo recordaron como "el más grande de todos los tiempos".

"Fangio es un referente deportivo de Argentina. Un genio del automovilismo nacional de un talento inigualable, en una época que por supuesto no compartí y que no conozco, pero simplemente: Gracias", fueron las palabras de Mauro Gialombardo, el joven piloto de Bernal,campeón de Turismo Carretera (TC) en 2012, de TC Pista (2010) y de TC Mouras (2008).

Por su parte, el piloto Emanuel Moriatis, campeón de TC en 2009, confesó que si bien a la hora de iniciarse en el automovilismo su referente fue Juan María Traverso, a quien admiró desde chico y a quien miraba en las carreras, reconoce: "Dudo que pueda surgir un piloto nacional con las cualidades y logros que obtuvo Fangio". El oriundo de Lanús hizo especial hincapié en las dificultades económicas para competir a nivel internacional como el mayor obstáculo: "Calidad de pilotos argentinos no nos falta, y quedó demostrado con Pechito López (último campeón de Turismo WTCC), pero creo que va a ser difícil surja un piloto que cuente con el apoyo económico del país como tuvo en su momento Fangio para correr en Europa y para llegar a la Fórmula Uno y que además obtenga cinco títulos mundiales. No creo pueda suceder nuevamente".

UNA TARDE EN EL MUSEO

En Devoto, Ciudad de Buenos Aires, se encuentra ubicado el Museo Nacional del automóvil de la Ciudad de Buenos Aires, que cuenta con un sector especialmente dedicado: en homenaje a Juan Manuel Fangio. El Equipo lo visitó y dialogó con su dueño, Luis Spadafora.

Spadafora, porteño y de Caballito, como se autodefine, reconoce su amor por los autos y por el automovilismo casi desde la cuna. De chico soñaba con ser piloto, objetivo que pudo cumplir luego de grande en algunas competencias amateur. Siempre tuvo su corazón con Ford y con los Hermanos Gálvez. Sin embargo a la hora de preguntarle por cómo definiría a Fangio, no dudó en responder: "De los hombres que yo más respeto y que más trascendieron en la humanidad, los argentinos tenemos: el Papa Francisco, Juan Manuel Fangio y luego a Maradona".

-¿Cómo surge la idea de crear el museo, y en especial el espacio dedicado a Fangio?

-Cuando pensamos en el museo decidimos que tenía que ser netamente nacional, y especialmente de la ciudad de Buenos Aires. Se trató de reflejar con el empedrado y la esenografía, un espacio de la ciudad entre los años '20 y '30, intentando reproducir las calles por dónde circulaban los autos que se exhiben. El espíritu del Museo es mantener viva la imagen de quienes fueron nuestros ídolos.

El espacio dedicado a Juan Manuel Fangio es un homenaje permanente al quíntuple mundial, con algunos objetos que recuerdan a Fangio , la réplica de la coupe que él usaría en La Buenos Aires-Caracas y la torino de Nurburgring.

-¿Creés que en la actualidad se mantiene como referente en los jóvenes pilotos, o el paso del tiempo le fue ganando a los logros?

-El paso del tiempo es inexorable y la tecnología va aportando diferentes herramientas. Tenemos que proyectarnos a la época de Fangio, de Gálvez, de Traverso y de Reúteman, y cómo fue evolucionando. A veces uno es un romántico y piensa que todo lo pasado fue mejor. Antiguamente los autos tenían nombre propio: estaba la Galera de los Emilliozi, el Cuadrado de Peduzzi, la Empanada de Oscar Galvez... se identificaban los hombres con las máquinas. Los espectáculos eran superiores a los actuales, los autos que competían entre sí tenían diferentes características y los pilotos poseían distintas cualidades. Eran verdaderos "valientes". En la actualidad se emparejó todo, tanto desde la mecánica como desde los pilotos. La gran mayoría pasan por la escuela, tienen acceso a los simuladores..., y eso hace que el espectáculo sea más pobre...No hay casi sobrepasos, he incluso se está perdiendo algo fundamental, la caballerosidad de los pilotos, saber que está bien y que está mal. Desde mi punto de vista perdió emoción.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Turismo Carretera

La maratón del TC

El próximo fin de semana se disputará la carrera más trascendente del año en el Turismo Carretera: los 1000 kilómetros de Buenos Aires. Juan Manuel Silva y Tomás Catalán Magni ganaron en 2017. 

Tito Bessone

"No es un sueño volver a ser campeón pero me gustaría"

A los 60 años, Ernesto Bessone reapareció en el Turismo Nacional piloteando un Toyota contra rivales que no habían nacido cuando el corría en el TC o el TC 2000. Campeón en las cuatro categorías más importantes, para Tito lo importante es competir. "Con estar arriba del auto un nuevo fin de semana soy feliz" le dijo a El Equipo.

Sacha Fenestraz

Manejando por buen camino

Sacha Fenestraz, el piloto franco-argentino que a los 6 años se fue a vivir a Córdoba, tiene un presente espléndido y un futuro prometedor. Vive para cumplir su sueño de llegar a correr en Fórmula 1, del cual está cada vez más cerca.