Suecia clasificó a cuartos de final al vencer a Suiza por 1-0 en la tarde de San Petersburgo. El gol de Emil Forsberg metió a los escandinavos entre los ocho mejores.

Suecia sueña con revivir viejas hazañas

Agustín Loza @agustinloza25

28 DE MARZO DE 2018

Si alguien veía el fixture de los suecos en la previa de Rusia 2018, nunca se imaginaba que el equipo del norte de Europa iba a llegar a estar en esta instancia. Pero el fútbol tiene estos imponderables, los Mundiales conocen mucho de sorpresas. El sorteo en diciembre pasado lo depositó en el grupo F, con Alemania, con México y con Corea del Sur.
La lógica indicaba que la zona sería manejada por los teutones y los aztecas, pero en las Copas del Mundo, cuando la pelota empieza a rodar, nada está dicho. Incluso, en el repechaje para llegar a Rusia, Suecia dejó sin Mundial nada más ni nada menos que a Italia, tetracampeón de este certamen, por eso el elenco dirigido por Janne Anderson sabe lo que es lograr hazañas.
Pero la historia marca que los suecos, a pesar de no tener equipos tan recordados, consiguieron excelentes campañas a lo largo de las Copas del Mundo. En 1958, en su Mundial, fue subcampeón. Perdió la final con Brasil, encabezado por Pelé, para la primera estrella de la Canarinha. Antes, en 1950 y en Francia 1938, alcanzó el tercer y cuarto lugar, respectivamente.
Sesenta años después de aquella final, el Mundial es en Rusia, Suecia es un equipo silencioso, con una defensa firme, jugadores aguerridos, y una base sólida, sueña con seguir haciendo historia. Es importante destacar que no cuenta con su máxima estrella, Zlatan Ibrahimovic, por cuestiones extrafutbolísticas. El ídolo le dio la espalda a su selección cuando más lo necesitaba, pero el equipo supo hacerse fuerte a pesar de que el astro de Los Ángeles Galaxy decidiera no representar más a su país.
Durante el certamen tuvo la posibilidad de vencer a Alemania, pero perdió sobre la hora. Después, goleó a México para asegurarse el primer lugar de su grupo. La temprana e histórica eliminación de los campeones del mundo, eclipsó la excelente labor de los suecos, que ya en los primeros partidos plasmaron la solidez en conjunto a pesar de no contar con jugadores de mucho renombre.
Se había ausentado en los dos Mundiales anteriores, no viajó ni a Sudáfrica ni a Brasil. Ahora tiene una cita con la historia. Llegó a los cuartos de final tras 24 años, la última vez que estuvo en esa instancia, fue en Estados Unidos 1994, donde también alcanzó el tercer lugar.

Si alguien veía el fixture de los suecos en la previa de Rusia 2018, nunca se imaginaba que el equipo del norte de Europa iba a llegar a estar en esta instancia. Pero el fútbol tiene estos imponderables, los Mundiales conocen mucho de sorpresas. El sorteo en diciembre pasado lo depositó en el grupo F, con Alemania, con México y con Corea del Sur.

La lógica indicaba que la zona sería manejada por los teutones y los aztecas, pero en las Copas del Mundo, cuando la pelota empieza a rodar, nada está dicho. Incluso, en el repechaje para llegar a Rusia, Suecia dejó sin Mundial nada más ni nada menos que a Italia, tetracampeón de este certamen, por eso el elenco dirigido por Janne Anderson sabe lo que es lograr hazañas.

Pero la historia marca que los suecos, a pesar de no tener equipos tan recordados, consiguieron excelentes campañas a lo largo de las Copas del Mundo. En 1958, en su Mundial, fue subcampeón. Perdió la final con Brasil, encabezado por Pelé, para la primera estrella de la Canarinha. Antes, en 1950 y en Francia 1938, alcanzó el tercer y cuarto lugar, respectivamente.

Sesenta años después de aquella final, el Mundial es en Rusia, Suecia es un equipo silencioso, con una defensa firme, jugadores aguerridos, y una base sólida, sueña con seguir haciendo historia. Es importante destacar que no cuenta con su máxima estrella, Zlatan Ibrahimovic, por cuestiones extrafutbolísticas. El ídolo le dio la espalda a su selección cuando más lo necesitaba, pero el equipo supo hacerse fuerte a pesar de que el astro de Los Ángeles Galaxy decidiera no representar más a su país.

Durante el certamen tuvo la posibilidad de vencer a Alemania, pero perdió sobre la hora. Después, goleó a México para asegurarse el primer lugar de su grupo. La temprana e histórica eliminación de los campeones del mundo, eclipsó la excelente labor de los suecos, que ya en los primeros partidos plasmaron la solidez en conjunto a pesar de no contar con jugadores de mucho renombre.

Se había ausentado en los dos Mundiales anteriores, no viajó ni a Sudáfrica ni a Brasil. Ahora tiene una cita con la historia. Llegó a los cuartos de final tras 24 años, la última vez que estuvo en esa instancia, fue en Estados Unidos 1994, donde también alcanzó el tercer lugar.

Mientras está a la espera de Inglaterra o Colombia, para definir su destino en este sorpresivo y loco Mundial de Rusia 2018, que ya dejó en el camino a grandes potencias. El sábado 7 de julio a las 11 de la mañana en Samara, el equipo comandado por Anderson intentará dar más pasos para alcanzar más hitos en los libros del fútbol sueco.