Psicóloga y ayudante de campo, en 2016 fue la única mujer, entre 44 postulantes, para presentar un proyecto de trabajo en las selecciones juveniles. 

Alejandra Zalazar: “Pretenden que Messi sea quien no es”

Federico Bairgian @federicobairgian

28 DE MARZO DE 2018

Alejandra Zalazar, psicóloga y ayudante de campo en la cuarta y quinta división de Leandro N. Alem, se recibió en la UBA y en la escuela de Técnicos de Vicente López, y realizó capacitaciones como las del “Seminario de Actualización en Tácticas” de la Real Federación Española de Fútbol.
En época de Mundial y con una Argentina más revolucionada que de costumbre por la pasión, Zalazar, en una charla con El Equipo, cuenta cuál es su mirada sobre las críticas, los medios de comunicación y los hinchas con respecto a la selección nacional.
-¿Por qué crees que se ataca tanto a los jugadores de fútbol?
-Tenemos que tener en cuenta que en esta cultura el lazo entre el hincha y su club es un ejemplo de amor incondicional. La institución es representada por sus colores, camiseta, escudo y personificado en los miembros de un plantel, en quienes todas personas depositan éxitos, frustraciones y hasta a veces los estados de ánimos propios. Con la selección se proyectan ideas en ausencia de cualquier análisis razonable, se pone el foco en los jugadores, cada hincha le exige lo que por ahí no está dispuesto hacer en su propia vida. Este para mí es un amor bipolar y a veces hasta enfermizo, donde alienan a los protagonistas al punto tal que a la exigencia propia de la disciplina de élite se le suma la de millones de directores técnicos y jugadores de sofá que detrás de un teclado y segados por las emociones, despliegan un arsenal de comentarios destructivos hacia otros seres humanos.
-¿La negatividad condiciona el desempeño de un plantel?
-Si creemos que las emociones se contagian, las negativas promueven más de las mismas, no sabemos si esta negatividad empieza en el campo de juego o las tribunas. Habría que alentar, apoyar y resaltar lo positivo para construir el primer escalón de un deporte que practique el juego limpio dentro y fuera. Desde la descalificación y agresión influimos negativamente. ¿Cuántos de nosotros aguantaríamos realizar las tareas diarias bajo las presiones de la hostilidad y las emociones descontroladas de quienes nos rodean?
-¿Qué opinas de la frase: “cobran millones”?
-Tiene que ver con los tiempos que corren, donde el consumismo está en primer plano, es una ética en la que se busca todo el tiempo tener lo último y tener más. Muchas personas creen que los jugadores deben reaccionar a sus deseos porque ellos tienen más.
La psicóloga manifiesta que no podemos olvidar y perder de vista que detrás de estos ídolos hay personas, con nombre, historias y los mismos miedos e inseguridades que tenemos todos, pero que por suerte en nuestro caso no están bajo la lupa inflexible de millones de personas que quieren que ese ídolo que de su imaginario represente aquello que no pueden lograr en su mundo y entorno.
-¿Cuál es tu mirada sobre los rumores que hay de los jugadores y el técnico?
-Los chismes tienen que ver con la impunidad de estar detrás de una pantalla sin chequear, divulgando y conviviendo con un canibalismo. Se destroza la reputación de una persona en pos de tener la noticia. Cualquier cosa que hagan es observada detalladamente. Las críticas suelen ser dañinas, la sociedad argentina necesita más protagonistas que cuenten sus experiencias en primera persona, porque tenemos una tendencia a creer que porque viven afuera o en otro círculo los dichos no los lastiman.
-¿Por qué en reiteradas ocasiones se compara a Messi con otros futbolistas?
-Pretenden que Messi sea quien no es, tiene funcionalidad en un equipo donde juegan sabiendo que él es el mejor. Lo confrontan con Cristiano, pero Ronaldo tiene una ventaja, en Portugal lo aman haga lo que haga y esa energía que ayuda a su autoestima le permiten arriesgar más porque sabe que lo perdonan, que el amor es más grande, algo que aquí a Lionel no le pasa.

Alejandra Zalazar, psicóloga y ayudante de campo en la cuarta y quinta división de Leandro N. Alem, se recibió en la UBA y en la escuela de Técnicos de Vicente López, y realizó capacitaciones como las del “Seminario de Actualización en Tácticas” de la Real Federación Española de Fútbol.

En época de Mundial y con una Argentina más revolucionada que de costumbre por la pasión, Zalazar, en una charla con El Equipo, cuenta cuál es su mirada sobre las críticas, los medios de comunicación y los hinchas con respecto a la selección nacional.

-¿Por qué crees que se ataca tanto a los jugadores de fútbol?

-Tenemos que tener en cuenta que en esta cultura el lazo entre el hincha y su club es un ejemplo de amor incondicional. La institución es representada por sus colores, camiseta, escudo y personificado en los miembros de un plantel, en quienes todas personas depositan éxitos, frustraciones y hasta a veces los estados de ánimos propios. Con la selección se proyectan ideas en ausencia de cualquier análisis razonable, se pone el foco en los jugadores, cada hincha le exige lo que por ahí no está dispuesto hacer en su propia vida. Este para mí es un amor bipolar y a veces hasta enfermizo, donde alienan a los protagonistas al punto tal que a la exigencia propia de la disciplina de élite se le suma la de millones de directores técnicos y jugadores de sofá que detrás de un teclado y segados por las emociones, despliegan un arsenal de comentarios destructivos hacia otros seres humanos.

-¿La negatividad condiciona el desempeño de un plantel?

-Si creemos que las emociones se contagian, las negativas promueven más de las mismas, no sabemos si esta negatividad empieza en el campo de juego o las tribunas. Habría que alentar, apoyar y resaltar lo positivo para construir el primer escalón de un deporte que practique el juego limpio dentro y fuera. Desde la descalificación y agresión influimos negativamente. ¿Cuántos de nosotros aguantaríamos realizar las tareas diarias bajo las presiones de la hostilidad y las emociones descontroladas de quienes nos rodean?

-¿Qué opinas de la frase: “cobran millones”?

-Tiene que ver con los tiempos que corren, donde el consumismo está en primer plano, es una ética en la que se busca todo el tiempo tener lo último y tener más. Muchas personas creen que los jugadores deben reaccionar a sus deseos porque ellos tienen más.

La psicóloga manifiesta que no podemos olvidar y perder de vista que detrás de estos ídolos hay personas, con nombre, historias y los mismos miedos e inseguridades que tenemos todos, pero que por suerte en nuestro caso no están bajo la lupa inflexible de millones de personas que quieren que ese ídolo que de su imaginario represente aquello que no pueden lograr en su mundo y entorno.

-¿Cuál es tu mirada sobre los rumores que hay de los jugadores y el técnico?

-Los chismes tienen que ver con la impunidad de estar detrás de una pantalla sin chequear, divulgando y conviviendo con un canibalismo. Se destroza la reputación de una persona en pos de tener la noticia. Cualquier cosa que hagan es observada detalladamente. Las críticas suelen ser dañinas, la sociedad argentina necesita más protagonistas que cuenten sus experiencias en primera persona, porque tenemos una tendencia a creer que porque viven afuera o en otro círculo los dichos no los lastiman.

-¿Por qué en reiteradas ocasiones se compara a Messi con otros futbolistas?

-Pretenden que Messi sea quien no es, tiene funcionalidad en un equipo donde juegan sabiendo que él es el mejor. Lo confrontan con Cristiano, pero Ronaldo tiene una ventaja, en Portugal lo aman haga lo que haga y esa energía que ayuda a su autoestima le permiten arriesgar más porque sabe que lo perdonan, que el amor es más grande, algo que aquí a Lionel no le pasa.