Bélgica clasificó a los octavos de final de Rusia 2018 luego de ganarle por 5 a 2 a Túnez. Con Romelu Lukaku, el goleador que igualó a Cristiano Ronaldo con 4 goles, la selección se confirmó como candidata.

Bélgica se clasificó junto a los sueños de Lukaku

Magalí Robles @maguirobles2

28 DE MARZO DE 2018

Bélgica sabía que, si le ganaba este partido a Túnez, se clasificaba a los octavos de final de la Copa del Mundo, y lo hizo. Por eso, a los seis minutos del primer tiempo, el número 10, Eden Hazard, convirtió un gol de penal. Lo que no sabía era que el partido terminaría 5 a 2 y, con Romelu Lukaku como goleador del Mundial junto a Cristiano Ronaldo, se conformaría como un nuevo candidato a ser campeón.
Es que en Bélgica juega Romelu Lukaku y, ¿cómo no querer hacer todo para ganar?, y por eso fue que a los 15 minutos él, el número 9, convirtió el segundo gol, luego de una asistencia de Hazard.
Pero un gol a los 17 minutos de Túnez para descontar -lo hizo Dylan Bronn, quien tuvo que salir de la cancha a los 5 minutos del gol por una molestia- no anuló los sueños del 9 de Bélgica, y cuando perdían la pelota la recuperaban. Y por los sueños de Lukaku de clasificar fue que en los primeros 20 minutos del partido, ya iba 2 a 1.
Es que Lukaku bate récords constantemente: su debut en la Selección fue en 2010, a los 17 años; ahora juega en el Manchester United y es el futbolista belga “más caro de la historia”. Y por sus sueños y por sus ganas de seguir luchando fue que antes de que finalizara el primer tiempo, el zurdo definió con la derecha y convirtió el 3 a 1. Y a los cinco minutos del segundo tiempo Hazard marcó el cuarto gol: doblete para él también. Esta vez, él con la zurda.
Lukaku, el delantero belga de ascendencia congoleña, marcó 23 goles en los últimos 19 partidos de Bélgica y convirtió cuatro goles en estos dos partidos del Mundial –igualó a Cristiano Ronaldo en la cima de la tabla de goleadores–. Con 25 años, es el mayor goleador de la historia del país, y lo acompañan las asistencias de Hazard –y también de Kevin De Bruyne- para clasificar y, con esos dos jugadores en estado de gracia, luchan para que no roben sus sueños.
Cuando Túnez continuó el partido con cinco atacantes en la cancha, y el partido daba para que Bélgica ganara por mayor diferencia de gol, Túnez descontó, pero tampoco así pudo revertir el encuentro.
El primer partido de Bélgica había terminado 3 a 0, porque, con Lukaku de 9, convierten los partidos en goleadas. Para un equipo que nunca salió campeón, Bélgica se confirmó como candidato: ocho goles en dos partidos –el 3 a 0 ante Panamá y ahora el 5 a 2 ante Túnez-.
Sin embargo, se recuerda que en la Eurocopa 2016 –en la que Lukaku convirtió dos goles en cinco partidos-, Bélgica le había ganado 4 a 0 a Hungría en octavos de final y, en la siguiente etapa, lo eliminó Gales.
Por el mismo Grupo G, se esperará conocer el resultado entre Inglaterra –le había ganado a Túnez por 2 a 1– y Panamá, que se enfrentarán mañana a partir de las 9 hs. Si triunfa Inglaterra, también logrará su clasificación.
Así, a Bélgica le faltará cerrar el grupo frente a Inglaterra el 28 de junio y asegurar el primer puesto.

Bélgica sabía que, si le ganaba este partido a Túnez, se clasificaba a los octavos de final de la Copa del Mundo, y lo hizo. Por eso, a los seis minutos del primer tiempo, el número 10, Eden Hazard, convirtió un gol de penal. Lo que no sabía era que el partido terminaría 5 a 2 y, con Romelu Lukaku como goleador del Mundial junto a Cristiano Ronaldo, se confirmaría como un nuevo candidato a ser campeón.

Es que en Bélgica juega Romelu Lukaku y ¿cómo no ganar y golear?, y por eso fue que a los 15 minutos él, el número 9, convirtió el segundo gol, luego de una asistencia de Hazard.

Pero un gol a los 17 minutos de Túnez para descontar -lo hizo Dylan Bronn, quien tuvo que salir de la cancha a los 5 minutos del gol por una molestia- no anuló los sueños del 9 de Bélgica, y cuando perdían la pelota la recuperaban. Y por los sueños de Lukaku de clasificar fue que en los primeros 20 minutos del partido, ya iba 2 a 1.

Es que Lukaku bate récords constantemente: su debut en la Selección fue en 2010, a los 17 años; ahora juega en el Manchester United y es el futbolista belga “más caro de la historia”. Y por sus sueños y por sus ganas de seguir luchando fue que antes de que finalizara el primer tiempo, el zurdo definió con la derecha y convirtió el 3 a 1. Y a los cinco minutos del segundo tiempo Hazard marcó el cuarto gol: doblete para él también. Esta vez, él con la zurda.

Eden Hazard, luego de su primer gol. (fifa.com)

Lukaku, el delantero belga de ascendencia congoleña, marcó 23 goles en los últimos 19 partidos de Bélgica y convirtió cuatro goles en estos dos partidos del Mundial –igualó a Cristiano Ronaldo en la cima de la tabla de goleadores–. Con 25 años, es el mayor goleador de la historia del país, y lo acompañan las asistencias de Hazard y de Kevin De Bruyne para clasificar y, con esos dos jugadores en estado de gracia, luchan para que no roben sus sueños.

Cuando Túnez continuó el partido con cinco atacantes en la cancha, y el partido daba para que Bélgica ganara por mayor diferencia de gol, Túnez descontó, pero tampoco así pudo revertir el encuentro.

El primer partido de Bélgica había terminado 3 a 0 porque, con Lukaku de 9, convierten los partidos en goleadas. Para un equipo que nunca salió campeón, Bélgica se confirmó como candidato: ocho goles en dos partidos –el 3 a 0 ante Panamá y ahora el 5 a 2 ante Túnez-.

Sin embargo, se recuerda que en la Eurocopa 2016 –en la que Lukaku convirtió dos goles en cinco partidos-, Bélgica le había ganado 4 a 0 a Hungría en octavos de final y, en la siguiente etapa, lo eliminó Gales.

Por el mismo Grupo G, se esperará conocer el resultado entre Inglaterra –le había ganado a Túnez por 2 a 1– y Panamá, que se enfrentarán mañana a partir de las 9 hs. Si triunfa Inglaterra, también logrará su clasificación.

Así, a Bélgica le faltará cerrar el grupo frente a Inglaterra el 28 de junio y asegurar así el primer puesto.