El Mundial de Rusia 2018 está dando sus primeros pasos y la infinidad de hinchas del fútbol poco a poco va arribando al país soviético. El torneo se celebrará en distintas ciudades: cada una tiene su historia y los futbolistas pisarán el césped que alguna vez fue revolución.

 

Kazán: ejércitos y edificios históricos

Fernando Galeano @feerrgaleano

28 DE MARZO DE 2018

Una de las sedes para albergar la primera ronda y los octavos de final es la ciudad de Kazán, capital de la República de Tartaristán, que cuenta con el “Kazán Arena” con capacidad para 45 mil espectadores. Sin embargo, los edificios tienen mucho para contar acerca de la ciudad que alojará al partido entre Francia y Australia.
Corría el siglo XIV cuando un grupo de hombres marchaban por territorio ruso sin miedo de enfrentarse a nada; sin embargo, no tenían relación con los grupos de personas que hoy visten uniformados con camiseta y pantalones cortos, aunque también están dispuestos a dar la vida en esta batalla. La Horda de Oro fue un Imperio Mongol gobernado por Juchi Khan, hijo del legendario emperador Genghis Khan, que en su momento de apogeo se extendió desde las montañas de los Cárpatos en el este de Europa hasta las estepas de Siberia. Kazán fue una de las principales cunas de este ejército que luego heredaría Batu Khan, hijo de Juchi. Sin saberlo, los hinchas de España e Irán recorrerán en multitud las calles de la ciudad tal y como lo hicieron los mongoles en el siglo XIV.
Seguramente muchos turistas se alojarán en alguno de los hoteles que están cerca del Boulevard Kremlivskya que se encuentra a unos pocos metros del Kremlin de Kazán, obra declarada Patrimonio de la Humanidad en el año 2000. Allí se encuentran diferentes edificios pero el más antiguo es la Catedral de la Anunciación, que fue la única iglesia en toda Rusia durante el siglo XVI. La atracción más reconocida de la ciudad es la Torre Siuyumbiké, que fue construida en el siglo XVI; no se sabe el año exacto aunque existen distintas leyendas: una de ellas es que la torre fue edificada durante el gobierno de Iván El Terrible un siglo antes. Así también existió la teoría de que la reina Siuyumbiké se lanzó desde el piso más alto de la torre; sin embargo, este mito perdió valor ya que la majestad fue detenida en 1551 y trasladada a Kasímov donde murió años después.
En el caso de que Alemania golee a Corea del Sur en la segunda fecha de la fase de grupos, la opinión pública podría hablar de una “masacre” a los coreanos; no obstante, seguramente no sabrán que en 1552 hubo verdaderamente una infinidad de muertes. La ciudad había sido conquistada por Iván IV, quien se había cansado de la agresión musulmana y las demandas de tributos sobre el Imperio Ortodoxo Oriental. Por eso, armó un ejército de 150.000, soldados lo que provocó que los musulmanes hayan sido masacrados o exiliados en Siberia. Esta limpieza étnica es hasta ahora una de las más severas en Rusia y se palideció en comparación con los hechos de Stalin en la década de 1930.
Cuando José Pekerman arribe a Kazán junto con sus dirigidos colombianos para enfrentar a Polonia, probablemente visualizarán el Río Volga: el más largo de Europa. Sus orillas albergan a 31 ciudades costeras. Además, a lo largo de su historia alojó a distintas tribus mongol-turca así como a iraníes, hunos y colonos que posteriormente se convertirían en tártaros.
El fanatismo por el Mundial se presenta en todas las ediciones y, probablemente, la mayoría de los turistas irán al país sede para ver fútbol. Sin embargo, nunca hay que olvidar que cada ciudad, cada calle, cada edificio tiene una historia y, en algunos casos, una muy rica y digna de conocer.

Una de las sedes para albergar la primera ronda y los octavos de final es la ciudad de Kazán, capital de la República de Tartaristán, que cuenta con el “Kazán Arena” con capacidad para 45 mil espectadores. Sin embargo, los edificios tienen mucho para contar acerca de la ciudad que alojará al partido entre Francia y Australia.

Corría el siglo XIV cuando un grupo de hombres marchaban por territorio ruso sin miedo de enfrentarse a nada; sin embargo, no tenían relación con los grupos de personas que hoy visten uniformados con camiseta y pantalones cortos, aunque también están dispuestos a dar la vida en esta batalla. La Horda de Oro fue un Imperio Mongol gobernado por Juchi Khan, hijo del legendario emperador Genghis Khan, que en su momento de apogeo se extendió desde las montañas de los Cárpatos en el este de Europa hasta las estepas de Siberia. Kazán fue una de las principales cunas de este ejército que luego heredaría Batu Khan, hijo de Juchi. Sin saberlo, los hinchas de España e Irán recorrerán en multitud las calles de la ciudad tal y como lo hicieron los mongoles en el siglo XIV.

Seguramente muchos turistas se alojarán en alguno de los hoteles que están cerca del Boulevard Kremlivskya que se encuentra a unos pocos metros del Kremlin de Kazán, obra declarada Patrimonio de la Humanidad en el año 2000. Allí se encuentran diferentes edificios pero el más antiguo es la Catedral de la Anunciación, que fue la única iglesia en toda Rusia durante el siglo XVI. La atracción más reconocida de la ciudad es la Torre Siuyumbiké, que fue construida en el siglo XVI; no se sabe el año exacto aunque existen distintas leyendas: una de ellas es que la torre fue edificada durante el gobierno de Iván El Terrible un siglo antes. Así también existió la teoría de que la reina Siuyumbiké se lanzó desde el piso más alto de la torre; sin embargo, este mito perdió valor ya que la majestad fue detenida en 1551 y trasladada a Kasímov donde murió años después.

En el caso de que Alemania golee a Corea del Sur en la segunda fecha de la fase de grupos, la opinión pública podría hablar de una “masacre” a los coreanos; no obstante, seguramente no sabrán que en 1552 hubo verdaderamente una infinidad de muertes. La ciudad había sido conquistada por Iván IV, quien se había cansado de la agresión musulmana y las demandas de tributos sobre el Imperio Ortodoxo Oriental. Por eso, armó un ejército de 150.000, soldados lo que provocó que los musulmanes hayan sido masacrados o exiliados en Siberia. Esta limpieza étnica es hasta ahora una de las más severas en Rusia y se palideció en comparación con los hechos de Stalin en la década de 1930.


Cuando José Pekerman arribe a Kazán junto con sus dirigidos colombianos para enfrentar a Polonia, probablemente visualizarán el Río Volga: el más largo de Europa. Sus orillas albergan a 31 ciudades costeras. Además, a lo largo de su historia alojó a distintas tribus mongol-turca así como a iraníes, hunos y colonos que posteriormente se convertirían en tártaros.


El fanatismo por el Mundial se presenta en todas las ediciones y, probablemente, la mayoría de los turistas irán al país sede para ver fútbol. Sin embargo, nunca hay que olvidar que cada ciudad, cada calle, cada edificio tiene una historia y, en algunos casos, una muy rica y digna de conocer.